Metafísica intuïtiva: amor, tiempo y otros elementos.

El otro día llegó a mí una carta de Einstein que me dejó profundamente conmovida y removida.  Empecé a darle vueltas y hice el puzzle en mi cabeza pero al final, decidí hacer algo que no acostumbro a hacer. Expresar estás ideas ilógicas y compartirlas.

Al leer la carta por primera vez, una ola  de energía y pensamiento, sacudió mi cerebro, y  me provocó, un profundo suspiro. Llené mis pulmones al máximo para oxigenar cada rincón de mi cuerpo y, así, poder recuperarme de la sacudida producida por la obertura al conocimiento más simple y profundo: el amor.

Adjunto la carta que activo mi pensamiento:

A Lieserl Einstein.

Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.

Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.

Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor.

Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.

Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.

Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida.

Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que gracias a ti he llegado a la última respuesta!.

Tu padre,

Albert Einstein

Posteriormente, investigando por “Santogoogle”, leí que quizás no era de Einstein o que posiblemente era de él pero no escrita para su hija. Pero no importa. El contenido de la carta es toda una revelación.

Esta idea de las fuerzas del amor y su poder desde un punto de vista metafísico, había habitado durante algún tiempo por mi mente  inmediatamente después de ser madre.

Cuando nació mi hijo, sentí el amor del pasado, el amor del presente y el amor del futuro; que emanaba de mí para él. Entendí que el tiempo no existe, sólo persiste empujándolos en un bucle hacia el infinito.

Cuándo nació mi hija, sentí que esta fuerza se multiplicaba y me transformó para siempre de tal forma, que no soy capaz de explicar. Pasamos una etapa oscura…por problemas de salud de la pequeña al mes del nacimiento. Sentí ese abismo existencial que produce el miedo a perder lo que amas.  Y caí en una profunda depresión de la cual me he recuperado pero que ha provocado que no sea la persona que era antes.

Tengo el hábito de detectar u observar cosas que los demás no perciben. Me gusta descubrir  y analizar elementos del día a día y establecer relaciones entre cosas que a primera vista no la tienen. Mi intuición y experiencia me han demostrado que este sistema funciona y me da mucha información.  Soy tremendamente reflexiva y sensible al entorno y a su energía.

La experiencia con mi hija me hizo reflexionar mucho, sufrir más y tener mejor. Sentí tanto miedo que dejé de tenerlo. Porque después del terror no hay nada más. Un bloqueo simple y estable que hace que no sientas ni temas.

Yo nunca entenderé un chiste, pero si puedo detectar aspectos de la realidad que para otros son imperceptibles. Soy tremendamente reflexiva, y mi experiencia me dice que, el amor y el arte son uno de los aspectos más importantes y esenciales para la humanidad. Amar y crear.

Estos dos actos, son la solución a muchos de los enigmas de la sociedad actual. La medicina del planeta. El hilo rojo que nos une.

El amor y el arte son también lo que nos separa. Y lo que nos mata.

La energía universal es dual. Es ambivalente y claramente dividida entre varios elementos esenciales : el amor y desamor…Que unen o separan. Que atraen o repelen.  La creación o la destrucción. Energía luminosa o energía oscura.

Todo ello, resulta algo tremendamente simple, pero en realidad es la esencia de un sistema tremendamente complejo. Imperceptible para casi todos nosotros.  Acompañandonos a todos diariamente; igual que el aire que entra con cada inspiración por nuestrs pulmones.

Simplemente amor, tiempo y energía en movimiento por la vida.

Anuncios

5 comentarios

  1. Has hecho lo mismo que yo. Verificar si era de Einstein o no ya que, al parecer, se le atribuye de todo. Pero bien dices: eso da igual.
    La tan buscada piedra filosofal no es sino amor del bueno y sus efectos son patentes solo para quienes pueden sentirlo y entregarlo.
    Me ha costado un poco montar la frase, jaaaa ja jajaja.
    Mira, a ver si eres capaz de escuchar esto sin sentir cómo puede ser el amor humano.
    Es un podcast de RNE-5 sobre Eudocia Tomás Pulido.
    https://drive.google.com/open?id=1wXZiUewYsbA3yI25j7JM6hk6EIobYYDK

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias por compartirlo y seguirme. Para mí esto es un gran esfuerzo y un aprendizaje. Toda esta energía,ha estado muy escondida durante mucho tiempo en los recovecos de mi mente. Espero que la salida sea fructífera para el mundo y el futuro de personas interesantes. Saludos!

      Le gusta a 1 persona

Responder a TEAmovida Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s