Tormenta eléctrica: la distancia entre el relampago y el trueno. La distancia entre un padre y su hijo.

Hacia días que deseaba sentir un día de estos que el cielo se pone oscuro, la tormenta se escucha acercarse desde la lejanía y las gotas de agua chispetean como si fuera el sonido de las palomitas de maiz. Pasar de esa calor tremendamente bochornosa que moja el cuerpo de un sudor pegajoso, a un fresco humedo que te refresca el cuerpo y te eriza la piel al enfriarte el sudor.

Adoro el frío . Adoro la tormenta y los días grises para estar en casa o, en verano, en la terraza viendo la escena. Me calma profundamente.

Hoy la naturaleza me ha dado el gusto de disfrutar de un momento de tormenta con lluvia incluida. Y cómo no, me he puesto a dejar llevar mis pensamientos a la deriva mientras calculaba la distancia entre el rayo y el trueno. 

14 segundos exactos. 

Una y otra vez esa secuencia. Me encanta que sea tan previsible.

He pensado en cómo era posible y después de consultar al “Santo Google”, he recordado que la velocidad de la luz es mayor que la velocidad del sonido. Por eso vemos primero el rayo y después el trueno.

Inmediatamente, he vuelto a mis preocupaciones. Y rápidamente he un vínculado esos 14 segundos de distancia y el mal día en casa que hemos tenido hoy.

Hay días que son una tormenta continúa…

Todos los que tenemos niños muy pequeños lo vivimos ( y supongo que con los mayores también).  Y nuestro hijo, tiene días mejores y otros no tan buenos, como todos. Pero últimamente,sus días han sido un llanto continuo, rabietas, ataques de pegar, rechazo a las personas… únicamente soy yo. 

Mi familia está “coja” en cuanto formas de ver las cosas. Mi hijo y yo con nuestro TEA, pues… nos entendemos muy bien. Es algo paradójico que no puedo explicar. A veces creo que mi marido se siente un poco excluido.

 La verdad es que, últimamente, siento a mí marido más lejos de nuestro hijo aúnque  él hace muchos esfuerzos. 

Pero no funciona. Y el niño lo sabe. 

Creo  que se siente perdido y cansado. También pienso que no es consciente de lo que dice y la manera en que lo expresa. Y encima, tanto al niño como a mí, nos cuesta comprender sus intenciones muchas veces. Y eso él tampoco lo ve.

A veces, es muy difícil mantener la paciencia con el pequeño, pero aún y así, yo siempre intento gestionarlo lo mejor que puedo y agoto todos los recursos posibles hasta encontrar una solución. Mí marido no tiene directamente paciencia. Y el niño cada vez es más consciente de todo. Y aprende muy rápido. Él sabe que su padre “se enfada” cómo el niño dice; y yo pues soy la “traductora” oficial entre neurotipico y neurodivergente. 

Entre padre e hijo. 

Soy como los 14 segundos entre el rayo y el trueno.  Lo que los une, y lo que los separa.

 Por qué cada vez que intervengo entre los dos, tanto el padre como el hijo, saben que yo les voy a sacar las castañas del fuego. Y yo no permito, de alguna forma, que trabajen juntos para disminuir esa distancia. La distancia entre el rayo, que va rápido como mi marido; y el trueno, que és sonoro e intenso como mi hijo. Y yo…esos 14 segundos que  los separan para dar la sensación de un momento de paz y de silencio entre ellos.

Hasta que la tormenta pasa. Y vuelve, otro día, intensamente y yo vuelvo a ser esos 14 segundos de silencio y lluvia que lo arreglan todo pero que no hacen nada más que seguir al rayo y preceder al trueno. 

A veces pienso en dejar de ser distancia, dejar de ser ese tiempo de paz entre ellos…para que el relámpago y el trueno sean la tormenta que quieran ser. Para que padre e hijo encuentren su propia forma de comunicarse. 


Anuncios

2 comentarios en “Tormenta eléctrica: la distancia entre el relampago y el trueno. La distancia entre un padre y su hijo.

  1. alexanderluthier dijo:

    Esto me ha tocado el corazón. Sé cuán difícil puede ser hacerse entender, e imagino cuánto duele tener que ser la traductora. Y siempre queda esa duda en la mente: ¿Cómo harán cuando yo no esté? Porque llegará el inevitable día en que surja uno de esos desencuentros entre padre e hijo y tú estés ocupada, o fuera de casa y simplemente no puedas ser la mediadora.

    Aunque te haga sufrir, debes buscar el modo de que ellos encuentren la forma de comunicarse sin tu asistencia. Eventualmente tu hijo tendrá que salir al mundo y comunicarse con los demás, y como en casi todos los aspectos de la vida, es mejor que aprenda esas cosas en casa, entre personas que lo quieren.

    Recibe un cariñoso abrazo y mucha paciencia desde aquí.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s