Montando el puzzle: descubriendo el autismo.

Todo empezó el día que nació mi hijo en el año 2013. Quizás las vibraciones de lo que venía hacía nuestras vidas comenzaron mucho antes. En Bali, fue la primera vez que aprendí a valorar la diferencia y a sentirme libre, cómo en otro espacio-tiempo. Sí. Esa puerta se abrió en Bali, durante nuestro viaje de novios. Empecé a crecer de mí propia esencia sin ni siquiera darme cuenta. Cuando miro fotos de aquella época, siento que aquel lugar marcó mi vida y que parte de mi ego, se quedó allí.

Al año y pico nació mi primer hijo y la parte de mí ego que se vino conmigo de Bali, murió para nacer una nueva versión de mí. La maternidad me enseñó a pensar en la empatía.
Y cuando pensé en ella por la necesidad de cuidar a mí recién nacido, descubrí que no la había tenído en cuenta.

Me sentí enamorada de mi hijo, agradecida al universo por darme a alguien tan perfecto. Jamás imaginé que se pudiera querer tanto. Me pareció casi mágico.

La Lactancia materna me facilitó mucho la crianza y me permitó crear un vínculo muy fuerte con mi bebé. Durante el embarazo, estudié mucho sobre crianza, educación, hábitos saludables para bebés, tendencias,etc.

Hasta el punto de formar parte de una Associación entorno la maternidad y crear un blog con el objetivo de compartir mi experiencia. Mamá del 13

Entonces, un día mirando a mi hijo, empecé a preguntarme qué habría en la cabecita de alguien tan pequeño. Qué sentía. I descubrí por casualidad la educación emocional. Nunca había pensado explícitamente en las emociones. Ni siquiera durante la carrera de magisterio.

Decidí aprender cosas sobre las emociones; quería ser un buen ejemplo para mi bebé, pero sobre todo, quise comprender sus propias emociones. Y las mías.

Lo conseguí. De hecho, me formé para poder ser formadora de educación emocional. Me gusta aprender lo que me interesa.Y si me interesa, siempre lo aprendo con mucha facilidad.

El niño fue creciendo y yo,nuevamente, me quedé embarazada. En menorca descubrimos que mi pequeña de 5 meses, vendría para hacerme fuerte.


Después, empecé a trabajar. Nos hicieron una formación sobre el autismo porque en el centro donde me tocó, habían algunos casos así. Entonces, aquel día, descubrí que no existen las casualidades, pero sí las causalidades ( mi abuela diría que el universo, no da puntada sin hilo).
Yo nunca me había parado a pensar sobre el tema…esto del autismo era cosa de otros, nada que ver con mi vida.
Antes de entrar al curso, me sentí como si fuera a aprender sobre Marte. Era una absoluta ignorante en el tema. El psiquiatra encargado de la formación, empezó la clase. Y de golpe, me sorprendí pensando que ya no me parecía que hablaran de Marte. Estaba describiédonos a mi hijo y a mí. -Esto debe ser una broma del universo -pensé yo. Al volver a casa le dije a mi marido: -Cariño, tu hijo y yo somos autistas.
Como él me conoce bien, pensó que era una de mis excentricidades (que suelen ser muchas). Esta idea del autismo se instaló en mi cabeza, pero guardada en un cajón, dentro de algún rincón de mi mente.
Entonces nació mi segunda hija que hoy tiene 5 meses. Fue un parto natural que me hizo tener una experiencia muy satisfactoria y una recuperación rápida. Volví a tener esa sensación de perfección de la realidad, tan perfectamente feliz y calmada que resultaba incluso increíble. Esto lo sentí por primera vez con mi primer hijo.Con la llegada de mi pequeña, sentí el amor multiplicándose dentro de mí, para después expandirse hacia fuera. Desde todos los rincones de mi ser, hasta llegar a mis 5 sentidos. La realidad era perfecta. Irreal. Paradójico, verdad?
Mi pequeña, al mes de nacer, pasó por un ingreso que nos separó de nuestro hijo. Él se quedó en casa de mis padres. Fue horrible. Temimos por su vida y mi marido y yo; sentimos que todo se derrumbaba, deseamos que pasara. Ya. Yo sentí que todo era irreal…pero aprendí mucho. Sentí la imperfección de la realidad, igual que 15 días atrás, cuando sentí esa perfecta felicidad que también me resultó irreal.


Esta es la imagen que tengo de aquellos días de ingreso. En un hospital tienes tiempo de pensar. Dos semanas es mucho tiempo y mi mente, se fue muy lejos durante esos días. Desconecté. Me sentí muy ausente. Más que nunca. Me dolió la situación. Pero por suerte, al final todo pasó por un susto y una experiencia. Mi niña, hoy está sana cómo una manzana. Con alguna peculiaridad , quizás, pero nada que le afecte a su funcionalidad.
Después del alta, volvimos a casa y mi hijo empezó a tener “rabietas”más profundas, golpearse la cabeza contra el suelo, aumentaron los “gestos”que hace con la cara y las manos, aumentaron también los juegos repetitivos; empezó a interesarse más por sus coches y los trenes que por jugar con sus compañeros.
Una vez más, descubrí que existen las causalidades y no las casualidades. Una mañana, nos encontramos desayunando a una mami que trabaja como psicóloga infantil y que también tiene un niño con TEA. Nos explicó su caso, con naturalidad, al preguntarle cómo estaban. De golpe salió del cajón la idea del TEA. Y se lo dije. Después de observarlo un rato, me dijo que no estaría de más que lo mirara.
Nos pasó contacto. Llamé. Después pedí a nuestra pediatra derivación al CDIAP. Después de este proceso y de pasar el test A DOS. Nos dan el diagnóstico. Entonces empiezo a comprender muchas cosas de mi infancia. De mi familia. De mi forma de ser.

Pido pasar una prueba. Y me confirman también que soy mamá y con TEA de alto funcionamiento.

Convivo con TEA de alto funcionamiento. Y he decidido crear este espacio con el objetivo de crear.Aprender. Descubrir. Compartir.Reivindicar. Vender la verdad sobre la diversidad funcional. Conectar. Iniciar un movimiento por la vida, por la convivencia de las personas diferentes. Independiente de sus capacidades o discapacidades, que todos tenemos.
Porqué #TEAmovida, mi niño, mi familia y mi propio ser.
Bienvenidos y Bienvenidas.

Anuncios
Publicado en: Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s